Pasados Newsletters


Lincaje

Home
Esto es TODO amigos
Tiempo de descuento
Wimbledon
Linkillo
Todo lo sólido...
Lake y su bizarre streaming
Fotos perdidas
Resacas
Putos Esnobs
A outra voz
I hate you Bafici
Son cosas mias!
Real-Visceralista
La metamorfosis
Ivok
Ecléctera
Vértigo y cornisas
Muxarela Blog
Éxito musical
Puntoblog
Polo Sur
Paztando vaquitas
No dominio
Ficcionalista
Sebastián Freire
Gran Rex
No hay necesidad
Lo que mata es la humildad
Expectante & Inaudito
V3rsatil
Rodrigo
Escéptico
Cualquiera puede bloggear
Quién lo entiende
Hermes bitacorum Pure Gibberish
Cómo fui a parar acá
La elegancia con A chiquita
Elsebas Bolo
Cría Ciervos
The world is mine!!
Such a perfect day Los mansos
Under the tahitian moon
Polif Gallery
Put that in your pipe...
Tommypeke
Impazziti
Roto

Amiguitos

Brandon
Indymedia
Good Drugs
Divas y divos
Cojidos y tatuados Katarsis Webzine
Mierda carajo shop
Wipe
Dj's Pareja
Juliana Periodista
Ruda Macho
No avestruz
Vomito Attack
Erogüid
Potlach
Reclama las calles
Por amor
Tetard Prod.
Picasso Net
María Rosa Yorio
Canecalón
Éxito
Batatópolis
Women on Waves SPCNET
Gal Costa, fans club argentino

Escribinos

martes, mayo 24, 2005

Huérfanos



Toda criatura sobre esta tierra se ofrece. Se ofrece patética, ingenua: "He nacido. Aquí me tenéis con esta cara, este cuerpo, este olor. ¿Os gusto? ¿Me queréis?" Desde Napoleón hasta Picasso, pasando por Lenin, Stalin, la última puta callejera, el niño mongólico y Greta Garbo, ésta es en realidad la única y perpetua pregunta de todo viviente a los demás vivientes: "¿Os parezco bello? (...)" Entonces, cada cual se pone a exhibir sus propias bellezas, lo que explica nuestras distintas vanidades. Los anhelos publicitarios de las divas y los ceños de los generalísimos y los poderes y las finanzas y los kamikazes y los trepadores y los funámbulos y toda meta alcanzada, todo récord. Huérfanos nunca destetados, todos los vivientes se ofrecen, como gente de acera,a una señal de amor ajena. Una corona o un título o un aplauso o una maldición o una limosna o una ficha puteril. Tú me pagas y por tanto, aceptas mi cuerpo. Tú me matas y, por tanto, te condenas a mí.
Siempre por la misma pregunta, o jactancia o pretensión nos entregamos al estrago y a la cruz y al sadismo y al dolor y al saqueo y a la ruina. Nadie puede escapar de la condena del nacimiento, que al mismo tiempo te arranca del útero y te pega a la teta. ¿Y quién, ya hospedado en aquel nido y nutrido por aquel fruto gratuito, podrá adaptarse al territorio común en el que se le disputa todo alimento y todo refugio? Habituado a una fusión encantadora que se cree eterna, y seguro de un agradecimiento gozoso por su propia oferta ingenua, el principiante empalidecerá estupefacto al toparse con la extrañeza y la indiferencia terrestre, y entonces se embrutecerá o se hará siervo. También los animales callejeros piden, más aun que comida, caricias, mimados ellos también por la madre que, de cachorros, los lamía de día y de noche, de arriba abajo. Para su lengua y su teta no existían títulos, ni para gustarle a ella hacían falta adornos.
"Os avargonzaréis de vuestra desnudez". Y el primer gran autócrata se olvidó de añadir: "Y necesitaréis caricias hasta vuestro último dia", mientras que en realidad con esta ley no dictada confirmaba su propia injusticia instituida. En efecto, favorecidos entre los mortales son los jóvenes bellos, que pueden ofrecer sin vergüenza a las caricias su propia carne radiante. Y se salvan aquellos que, al menos, pueden alardear de otra cosa y gustar, como por ejemplo, los campeones, los taumaturgos, los poetas. Pero ¿yo? Yo no no tengo nada que ofrecer. Ninguna gala de que alardear en mi vergüenza, ni siquiera un campeonato de última categoría, ni un milagrito de nada, ni una cancioncilla en la radio. Yo soy un títere burgués desarmado y desguazado, una silueta de tiro al blanco (...)


Tomado de Elsa Morante, Aracoeli






P.U.T.O a las 10:20 a. m.

|

La confusión de sentimientos (III)



Porque aquel hombre de la más elevada intelectualidad, para el cual la belleza de las formas era una necesidad innata, aquel maestro de los sentimientos cuyo espíritu sólo conocía la pureza, se veía obligado a sufrir las supremas humillacioes de esta tierra en las cloacas ennegrecidas por el humo, en penumbras vacilantes que se abrían sólo a los iniciados: conocía las insolentes exigencias de los jóvenes petimetres pintados que se pavoneaban por las calles, la dulzona familiaridad de los muchachos peluqueros perfumados con exceso, la risa excitada y forzada de los efebos difrazados bajo ropas de mujeres, la sed rabiosa de plata de los comediantes sin trabajo, la gorsera ternura de los marineros mascadores de tabaco, todas aquellas formas perversas, inquietas,invertidas y fantásticas en las cuales el sexo extraviado se busca y se reconoce, en las márgenes más turbias de la ciudad. El había sufrido, al recorrer aquellos caminos resbaladizos, todas las humillaciones, todas las vergüenzas y todas las violencias: muchas veces había sido víctima de robos y despojos (demasiado débil, demasiado noble para rebajarse a luchar con un mozo de caballerizas),regresaba a su casa sin reloj, sin su abrigo, y lo que es peor, ridiculizado por el "camarada" avinado del hotel de mala fama de los alrededores.


Tomado de Stefan Zweig, Confusión de sentimientos






P.U.T.O a las 9:55 a. m.

|

martes, mayo 17, 2005

La desgracia


Natalia Olabe - Javier Cano - Diego Acosta



en El Lavapiés

Sábado 21 de mayo 00:00 hs.
San José 546 Montserrat
Entrada: $3.-


ladesgraciael17@hotmail.com


Vayan que vamos






P.U.T.O a las 11:02 a. m.

|

Un experimento



Censura.
Haremos un experimento.
Cogercogercogercogercogercogercogercogercogercoger.
Esto prueba algo. No hay ningún mérito social atenuante. Ni es para provocar en usted intereses lascivos. Una vez vi en San Francisco una película de tres minutos con la palabra coger y nada más, dieciséis veces por segundo durante tres minutos. A los dos minutos, el público reía a carcajadas.
El temor del sexo no dura más que eso.
No espero la opinión de nadie sobre estas sucias palabras, gracias.

Spokane's National (Spokane, Washington) Agosto de 1967






P.U.T.O a las 10:50 a. m.

|

La confusión de sentimientos (II)



El niño se ha convertido en un estudiante y se ha trasladado a Berlín; por primera vez, la ciudad subterránea le permite satisfacer su inclinación tanto tiempo dominada. Pero hasta qué punto mancha el disgusto y envenena la angustia aquellos encuentros, en los cuales se cierra un ojo, en los rincones sombríos de las calles, en la oscuridad de las estaciones y de los puentes. ¡Qué pobres eran aquellos placeres, temblando siempre, llenos de atroces peligros, por lo general terminando miserablemente en un chantage, y dejando cada uno de ellos durante semanas, una huella viscosa como la de una babosa, de glacial espanto! Senda infernal trazada entre la luz y la sombra; mientras que durante el día claro y laborioso, el cristal del espíritu purifica al sabio, la noche sumerge de nuevo a aquel ser de pasión en los antros de los alrededores, llevándolo a la frecuentación de individuos equívocos, a los cuales pone en fuga la sola vista de la punta de un casco de policía, hundiéndolo en las tabernas de pesadas exhalaciones cuya puerta desconfiada sólo se abre ante una sonrisa convenida. Y le es necesario mantener su voluntad tensa como el acero, a fin de ocultar aquella duplicidad de vida cotidiana, para velar prudentemente a la mirada extraña aquel secreto tan aterrador como la cabeza de Medusa, manteniendo siempre durante el día la actitud irreprochablemente grave y digna de un profesor, para recorrer después, durante la noche, incógnito, el mundo subterráneo de aquellas vergonzosas aventuras, que se desarrollaban en la penumbra de linternas vacilantes.
Sin cesar el pobre hombre, presa de la tortura, se esfuerza por someter, con el látigo del dominio de sí mismo, aquella pasión desviada de las vías normales; siempre se ve de nuevo arrastrado por el instinto hacia el tenebroso peligro. Diez, doce, quince años de lucha contra la fuerza magnética e invisible de una inclinación incurable, quebrantan sus nervios, distendiéndolos en una sola convulsión; goce sin placer, vergüenza que ahoga, y poco a poco, su mirada se hunde, oscurecida y tímidamente oculta en sí misma, ante el horror que le inspira su propia pasión.

Tomado de Stefan Zweig, Confusión de sentimientos






P.U.T.O a las 10:08 a. m.

|

miércoles, mayo 11, 2005

El susto



Lucian Freud, Naked man on bed (1987)


Es difícil sustraerse a la declaración amorosa, pues lo que se aloja en ella es la posibilidad de pedir cuentas. Bajo el efecto mágico de la confesión, una relación aleatoria, insegura, sin prueba, sin referencia y sin caución, se metamorfosea en balanza de pagos, cálculo minucioso de los gastos, ingresos, déficits y compensaciones. El amor accede al discurso bajo forma de negocio; las emociones se convierten en signos en los cuales la ansiedad de los dos amantes se atribuye desde entonces el derecho de leer la continuación, o la ruptura de su contrato de reciprocidad.
Estupidez, codificación, amor flou, cada cual parece haber elegido el terror en el que escapa. El amante disimulado, al negarse a confiar su vértigo a la sofocación del "te amo", soslaya directamente el lugar del poder, poder sobre el Otro, pero también sobre sus propias emociones, cuya formulación te convertiría en gestionario y fiador. El seductor y el enamorado declarativo, que separan todo el universo de la sentimentalidad, se encuentran sin embargo en el odio del desasimiento; ambos sacrifican el goce al lenguaje. El seductor habla para no ser turbado, y el enamorado se declara porque el goce es caprichoso, evanescente, irregular mientras que los signos son claros, domésticos, repetibles.
¿Qué es lo que más me asusta? ¿La responsabilidad, lo imprevisible? ¿El equívoco o la negociación? ¿Los códigos o la imprecisión? Esta es la cuestión que debaten internamiente los amantes al borde la la confesión, su to be or not to be sentimental.


Tomado de "El nuevo desorden amoroso" , Pascal Bruckner - Alain Finkielkraut






P.U.T.O a las 11:37 a. m.

|

Manual y vida de la puta rockera


Con amor, respeto y los odios de siempre a María Rosa Yorio



María Rosa Yorio, por Huberto Sagramoso (2004)


1- Vestite de blanco y sostené una vela aprovechando el imprevisto corte de luz, mientras un aun ignoto Charly Garcìa se fija en vos y entre el éxtasis del momento y la bohemia nocturna piensa que sos un ángel.
2- Sabés cantar pero soltalo de a poco. Tus tíos viven en Recoleta, sos culta, linda y te hacès la hipona moderna. Ocultás un poco tu intelecto y mientras él te critica la cantidad de anillos que llevás en la mano, te la pide.
3- Mudate con él, no sólo tiene un gran talento. Viví en una pensiòn, las mujeres del lugar te ayudan a cocinar. Después de todo, a tu mamá no te la bancás y el pibe también está en banda.
4- Es hora de desplegar tu instrumento, sos una artista, no una esposa. Hacés coros en el grupo del momento, para otros amigos músicos, sin darte cuenta formás parte de un movimiento. Igual guardate lo de la música en francés y la ópera que se escuchaba en tu casa.
5- Tu seducción llega al punto máximo, se forma un grupo donde podés cantar con los dos, te embarazás y te casás, se forma otro grupo donde podés cantar más todavìa, pero sólo con uno. Después de todo, entre los amigos se comparte todo.
6- Ellos se dan cuenta que sos peligrosa, que sos mujer, que pariste y cantás cada vez mejor. "La venganza será eterna" te dijo él cuando lo dejaste. Igual contás con el apoyo de muchos para tu primer disco solista, inclusive el vengativo.
7- Qué cagada. Ahora que tu disquera te llama "Nuestra solista", llegan otras, ayudadas por una Guerra. Zafás bastante bien con otro disco, está bastante mejor que el primero, aunque tu ex haya clavado fotos de tu productor en todos los árboles de la quinta donde le dejás al niño.
8- Empezás a componer en serio. Siempre dijiste "es natural que escuchando tanta música empiecen a sonar melodías en mi cabeza".
9- Vendés el alma al Diablo. Te dicen "¿Quièn te creés que sos: Rickie Lee Jones?, dejá los instrumentos y danos tu voz. La pegaste, una multinacional te banca tu disco más vendido, pero no el mejor. La rematás posando en pelotas en Playboy. Sentás precedente. Tus colegas odian tu desnudez, tus comentarios "Soy una mujer que necesita ser penetrada", a tu hijo lo mandás con su padre, ya está grandecito y jode. Sos rubia, falsa punk, y tu voz suena en todos lados.
10- Es demasiado, dice la disquera. "¿Què es eso de grabar de 10 de la noche a 7 de la mañana?". Nadie te sigue el ritmo. No te renuevan contrato pero te sacan uno más, donde repetís el caso del punto 8. El disco es bueno, pero sale sin difusión. La historia pasa, la mano cambia, estás apunto de cumplir 50 años, tu voz en su mejor estado, te cagaste en todo, sos una prócer dicen, y estás agazapada... aunque tu ex te cante "se hizo cuchillo al fin", tu voz no se cortó.


Daniel Díaz Zárate






P.U.T.O a las 11:14 a. m.

|

Confusión de sentimientos



Vi primero a un niño, tímido y reconcentrado, que no se atreve a decir una palabra a sus compañeros, al que un deseo físico, confuso e imperioso atrae precisamente hacia los muchachos más hermosos del colegio. Sin embargo, al acercarse a uno de ellos con ternura, es rechazado con irritación; un segundo, se burla de él, lanzándole al rostro una palabra de odiosa nitidez y, lo que es mucho peor aun, ambos exhiben en la picota, ante todos sus compañeros, aquella pasión contraria. E inmediatamente, el niño todo confundido, enmedio de burlas y humillaciones, se ve excluído como un apestado de la alegre compañía de los demás alumnos; ir a la escuela se convierte para él en un calvario cotidiano, y él, lleva en sí el precoz estigma, ve sus noches turbadas por la repugnancia que siente de sí mismo; el niño rechazado por sus semejantes siente que su pasión contra natura, que sin embargo, sólo en sueños se ha precisado, es una locura y un vicio deshonroso.


Tomado de Stefan Zweig, "Confusión de sentimientos"






P.U.T.O a las 10:47 a. m.

|

martes, mayo 10, 2005

¿Qué Raffaella Carrá querías ser cuando eras chico?



Raffaella morocha: Nace en Bolonia, como Raffaella Pelloni; 1943, en una familia tradicional de clase media. Su abuela que estaba loca, se aviva de que la nena tiene encantos y la manda con su madre castradora (bah, de caràcter fuerte...) a Roma, donde estudia danzas con Jia Ruskaia (una rusa, se darán cuenta) que la tiene cagando, a tal punto que volvía de sus clases con los pies sangrando. Se inscribe en el Centro Sperimentale de Cinematografía, donde filma con la vanguardia, de donde salen nombres como Mario Monicelli, Vancini y Pìccoli. Un ignoto mánager llamado Dante Guardanga se fija en ella y ve una futura Sofía Loren. Sin reparar en su propio apellido, el tipo le sugiere cambiar de Pelloni a Carrá. Ese carácter en las letras iba a remarcar su boca sensual y sus ojos enormes. Entonces hace el intento en Hollywood, hace cositas para la Twenty Century Fox, donde actúa junto a Jack Lemonn y Frank Sinatra entre otros. Pero la importación de tanas se había agotado en EEUU con la Loren, y el Imperio también había decaìdo. Llegaste tarde, mamita... o naciste después.



Raffaella Castaña: debuta en la tv con Canzioníssima, donde revoluciona a todos como el "ombligo del escàndalo", no es una gran cantante pero su voz es graciosa y la orquesta de esa época ayudaba. Amante de la literatura de Cèsare Pavese, guarda los libros y se concentra en su cuerpo. ¿Qué es eso de ser actriz de cine si la tv lo tiene todo? Ella canta, baila y actúa. Programa propio por tres temporadas seguidas, donde comparte escenario con Mina inclusive, de quien aprendió a sobrecargar de rimel las pestañas. La gente la ama. Sus discos se venden como agua. Es la artista más popular de toda Italia.



Raffaella rubia: explota la bomba. América de punta a punta (eso quiere decir de Canadá a Argentina). Epic (CBS) le ofrece un contrato millonario a cambio de los múltiples platino. Su dudoso estilo musical se desvanece cuando en vivo ella revolea la melena, además la orquesta nunca bajó su nivel. Hoy en dìa cualquier estrellita pop moriría por verse así. Después de ser la Reina del show business internacional, porque ya no quedaba nadie, vuelve a Italia, donde la RAI, en manos del facho de Berlusconi, le ofrece un contrato en dólares, tan alto que la Comisión de Vigilancia del Parlamento Italiano interviene. Igual ella se ganó hasta la última moneda. Crea un modelo de televisión donde los invitados de primer nivel, los llamados telefónicos por el millón y sus números musicales cada vez más aggiornados son la delicia de los italianos. Su rostro es acuñado en monedas de oro por la Casa de la Moneda, luego de Gina Lollobrigida y Sofía Loren. Ella mira a la cámara, a los 60 años y en con esa boca interminable y su sonrisa blanca, descubrimos aún a la chica de Bolonia.


Daniel Díaz Zárate






P.U.T.O a las 11:20 a. m.

|




Contacto: putorama@gmail.com